Alimentación infantil, sentar las bases de la salud futura

La etapa infantil se extiende desde el nacimiento hasta los dos años de edad, y es precisamente en esta etapa, crucial para el desarrollo, cuando los padres necesitan más consejos, asesoramiento y apoyo. Algo que, sin duda, encontrarán en la farmacia.
A lo largo de este periodo, el niño iniciará su alimentación con la toma exclusiva de leche, ya que su inmadurez sólo le permite utilizar sus reflejos primarios de succión y deglución. Más adelante, en las siguientes etapas, podrá incorporar alimentos semilíquidos y, posteriormente, sólidos.

A lo largo de estos dos años se producirán importantes fenómenos madurativos que afectan al sistema nervioso, al aparato digestivo y al sistema excretor, por lo que la alimentación debe ser adecuada a cada edad y etapa madurativa. Deben adaptarse a nuevos sabores y texturas, y familiarizarse con la forma en que los adultos presentan los alimentos. Nuestra misión es facilitar una correcta nutrición y, además, la capacidad de aprendizaje en la adquisición de habilidades motoras y sensoriales para que evolucione gradualmente y al final del segundo año de vida sea capaz de aceptar sin problemas la comida de los adultos.

La farmacia, con una amplia variedad de productos, accesorios, y sobre todo conocimiento y cercanía, se convierte en el establecimiento sanitario de referencia para resolver las dudas y temores de los padres, especialmente de los primerizos. Y no sólo en cuestiones de alimentación, sino también de higiene, prevención de enfermedades y, en general, todo tipo de cuidados.

Niños con sobrepeso

En España hay siete millones de niños menores de 16 años, de los que casi seis millones tienen menos de 12 y, aunque los hogares con niños suponen el 35% de todas las familias, representan el 70% del consumo total. Estos datos hacen que la industria alimentaria sea consciente de su importancia y aborde la necesidad de adaptar sus estrategias de innovación y marketing a las necesidades de este segmento de población.

El principal elemento de atención es la alimentación saludable, debido a su importancia en la infancia y adolescencia para un correcto crecimiento y desarrollo, y para prevenir diversos problemas de salud. Por ello, destaca como prioridad número uno para los padres asegurarse de que sus hijos reciben una nutrición equilibrada adecuada; al mismo tiempo, les resulta difícil encontrar en el mercado productos sanos y equilibrados, que gusten a los niños y sean fáciles de preparar.

El último informe del estudio ALADINO 2019, publicado en 2021, sobre Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España, relativo a niños de 6 a 9 años, refleja que el 58,5% de los escolares se encuentra dentro de los valores normales de peso, mientras que el 0,9% sufre delgadez y el 40,6% tiene sobrepeso. De los niños con sobrepeso, el 23,3% tiene exceso de peso y el 17,3% es obeso. Aunque el consumo de fruta ha aumentado respecto a años anteriores, sólo el 20,1% de los escolares la consume habitualmente en el desayuno, mientras que alimentos que deberían ser ocasionales, como galletas, pasteles, bollería, batidos, néctares y dulces, se consumen incluso cuatro o más veces por semana, en un porcentaje importante de escolares.