Las frutas que más beneficios aportan a tu salud

No todas las frutas están compuestas por los mismos nutrientes ni en igual cantidad, algunas aportan más beneficios a nuestro organismo.
Las frutas se caracterizan por su rica composición y deben aparecer a diario en nuestra dieta como un producto insustituible. Poseen nutrientes energéticos, hidratos de carbono, grasas saludables, vitaminas, proteínas y fibras vegetales que favorecen el sistema inmunológico de nuestro organismo y previenen la aparición de graves problemas de salud.

No todas las frutas están compuestas por los mismos nutrientes ni en igual cantidad. Hay algunos alimentos que destacan sobre el resto porque aportan más beneficios a nuestro organismo.

Pero cuidado, porque eso no significa que no debamos consumir el resto de frutas obtenidas de plantas para tener una dieta equilibrada y saludable. Todas las frutas, en mayor o menor medida, tienen ventajas para nuestra salud. También es bueno tomar a diario fresas, arándanos, plátanos, limones, naranjas, peras, pomelos, uvas…, y un sinfín más que se podrían nombrar.

Aguacate

Considerada la fruta más nutritiva del mundo, está compuesta principalmente por grasas saludables, como el ácido oleico, una grasa relacionada con la salud del corazón y la reducción de la inflamación.

Al contrario de lo que la mayoría de la gente cree, las grasas saludables no engordan; al contrario, ayudan a mantener un peso saludable. Medio aguacate al día aporta a tu organismo vitamina C, E y del grupo B, además de minerales, ácidos grasos monoinsaturados e insaturados, fibra y proteínas vegetales.

También aporta beneficios a tu sistema inmunológico ya que es rico en fibra, magnesio y potasio, ayuda a bajar la tensión arterial y reduce el riesgo de problemas cerebrovasculares.

Manzana

Es la fruta más popular de la historia. Su imagen se ha utilizado en teorías, cuentos e incluso en la religión. Desde su aparición en el Jardín del Edén, ha sido atravesada por la fecha de Guillermo Tell, golpeó la cabeza de Newton e incluso envenenó a Blancanieves. Pero, a pesar de su fama de “fruta prohibida”, lo cierto es que las manzanas aportan muchos beneficios al organismo.

Son muy nutritivas. Contienen fibra, potasio, vitamina B, C y K, así como pectina, una fibra prebiótica que mejora la digestión y la salud metabólica. Aportan grandes cantidades de fructosa, glucosa sacarosa y flavonoides, entre los que destacan: las procianidinas.

Este compuesto tiene una potente actividad antioxidante que favorece la salud cardiovascular y reduce el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2, el cáncer y el Alzheimer.

Piña

Esta fruta es por excelencia la reina que compone todas las dietas de adelgazamiento debido a las pocas calorías que aporta. Pero comer piña como único alimento diario tampoco es saludable. Lo ideal es consumirla como parte de una dieta equilibrada e incorporarla a tus comidas puede ser más fácil de lo que crees.

Lo bueno de la piña es que ofrece muchas posibilidades de consumo: en postres, platos dulces y salados. Contiene yodo, ácidos orgánicos, bromelina (un grupo de enzimas digestivas), potasio, fósforo, calcio, minerales y vitaminas A y C.

El consumo frecuente de piña ayuda a mejorar las funciones digestivas, el funcionamiento del hígado, reduce la tensión arterial y es antiinflamatoria.

Además de reducir el volumen corporal al ser un diurético natural que facilita la eliminación de toxinas y líquidos del organismo, también tiene efectos anticelulíticos, favorece la cicatrización de la piel, le aporta elasticidad y brillo.

Kiwi

Por su composición, aporta múltiples beneficios. El más popular es su capacidad para regular el organismo y prevenir el estreñimiento. Es fuente de vitamina E y C, fibra, potasio, ácido fólico, carotenoides, antioxidantes y oligoelementos.

El mejor momento para consumir kiwis es por la mañana en ayunas, ya que sus efectos son mayores, mejoran el tracto intestinal y limpian nuestro organismo. La absorción de hierro refuerza el sistema inmunitario, los huesos y las articulaciones, reduce el colesterol y previene la coagulación de la sangre que podría causar problemas cardíacos y cerebrovasculares.

Los beneficios de esta fruta también se extrapolan al plano externo del organismo. El consumo de kiwi mejora la piel evitando la formación de arrugas, ya que el alto nivel de vitamina C que aporta aumenta la producción de colágeno en nuestro organismo y, en consecuencia, también aumenta la elasticidad de la piel.